GUERRA AL JUEGO LENTO

La Ruta do Viño quiere dar un paso hacia adelante para combatir en juego lento, algo endémico en nuestro golf. Vamos a relacionar una serie de recomendaciones que si las ponemos en práctica redundará en beneficio de todos.

Lo primero que tenemos que hacer es llegar un poco antes al tee de salida y con todos nuestros chismes preparados. Guante, tees, bolas, lápiz, arregla piques, marcador, etc. colocados en un sitio en donde los encontremos fácilmente. Tees varios, cortos y largos, lápices 2, y el guante puesto y si no lo quitas en todo el juego mejor, si lo haces tenlo puesto siempre antes de que te toque jugar. Lleva una segunda bola en el bolsillo por si tienes que tirar otra y que sea diferente a la primera. Es imprescindible tener las bolas personalizadas (marcadas de una forma muy reconocible por el jugador)

Cambiar las tarjetas antes del inicio del juego. Tener muy claro que hoyo vais a jugar (y sobre todo, los hoyos que tiene el campo, si es de 9 o de 18.)  Para cualquier partida, en un campo de nueve hoyos, el hoyo de inicio pertenece a la primera vuelta pero en el momento que se llegue al hoyo 1 del campo se iniciará la segunda vuelta, es decir, si se sale por el 7, irás haciendo el 8, después el 9 y cuando llegues al hoyo 1 del campo este será el 10 para ti. Del mismo modo, si has comenzado por el hoyo 7, cuando termines el 18, tendrás que seguir jugando por el hoyo 1 del campo, que será el 1 para ti, hasta terminar el hoyo 6.

El turno de salida le corresponde al jugador que esté de primero en las salidas de ese hoyo, sin embargo no hay ningún problema en salir por otro orden, por ejemplo por hándicap. A partir de ahí le corresponde el turno al que haga mejor resultado pero si la partida está de acuerdo (recomendamos que sea así) puede salir el que antes esté preparado.

Siempre hay que tener el golpe preparado y pensado. Si estás preparado para salir ten el palo que vas a utilizar en la mano. No hagas más de un swing de prácticas, ni cosas raras (por ejemplo: apuntar con el palo). Las prácticas se hacen en clase no en el campo. Si vas a fallar hazlo rápido.

Ni que decir tiene que una vez que completas el número máximo de golpes que tienes en cada hoyo para puntuar, debes de levantar la bola. Es bueno para el juego y, también para ti. El hacer tarjetas de 2 dígitos desmoraliza mucho.

Si hay un hecho que produzca más perdida de tiempo en un campo de golf es la búsqueda de una bola. Todos debemos estar atentos para ver a donde van las bolas de los demás, se supone que de la propia ya estás pendiente,  (tomar una referencia hacia donde fue la bola) por lo tanto no ejecutes ningún golpe sin tener la seguridad de que alguien está pendiente de adonde va tu bola. Espera 2 segundos para tener la seguridad de que un compañero está atento, es mejor eso que perder después varios minutos en encontrarla.

Ni que decir tiene que conocer las reglas de golf agiliza mucho el juego pero eso requiere otro capítulo.

Ante cualquier duda de que una bola puede estar perdida o haberse ido out, jugar una provisional. Dejar muy claro que estáis jugando una bola provisional.

Si la bola os entra en un obstáculo de agua recordar que tenéis, como primera opción y si es posible, jugar la bola como reposa pero sin tocar el suelo obstáculo. Tocar unas hierbas que están en crecimiento no es tocar el obstáculo, apoyar el palo si. Y si no es posible jugarla desde el obstáculo, con un golpe de penalización, tienes las siguientes opciones tanto en un “obstáculo de agua” (marcado con estacas amarillas) como en un “obstáculo de agua lateral” (marcado con estacas rojas): (1) tomando como referencia el punto por donde la bola entró al obstáculo trazar una línea recta que pase por la bandera y dicho punto y dropar una bola en esta línea, sin límite de distancia hacia atrás, dejando el obstáculo en el medio y (2) jugar una bola en el punto donde se jugó el golpe anterior, es decir, repetir el golpe.

Como OPCIÓN ADICIONAL, y únicamente disponible para un “obstáculo de agua lateral,” dropar una bola fuera del obstáculo dentro de la distancia de dos palos, no más cerca del agujero que el punto por donde la bola entró al obstáculo o en un punto equidistante del agujero en el margen opuesto del obstáculo. (esta última opción se suprimirá en las nuevas Reglas que entraran en vigor el 1 de enero del 2019)

Cuando una bola está en un bunker el jugador, ANTES DE ENTRAR EN EL BUNKER A JUGARLA, debería coger el palo o palos que cree que puede usar y EL RASTRILLO. Debería entrar en el bunker por el lugar más cercano a su bola y salir por el mismo sitio después de rastrillar las huellas que ha ocasionado. Es recomendable dejar el rastrillo fuera del bunker en una zona donde entre menos en juego.

Un punto donde estamos perdiendo mucho tiempo es con la Regla de invierno. La regla permite colocar la bola, generalmente a la distancia de una tarjeta y sin ganar distancia, en cualquier lugar del campo con la hierba cortada al ras. La operación es sencilla, se marca la bola, se limpia si es necesario, y se coloca dentro de esa pequeña área mencionada. Una vez colocada, se retira el tee, y la bola ya está en juego. NO SE PUEDE VOLVER A COLOCAR y si posteriormente se mueve hay que jugarla como quede.

Cuando avancemos por las calles hacerlo de forma que no haya posibilidad de que una bola, mal pegada, nos pueda alcanzar pero hacerlo de forma diligente y siempre observando a donde van las bolas de nuestros compañeros de partidas. Tener hecho un primer análisis de que golpe vas a ejecutar cuando os toque vuestro turno de jugar.

Cuando un jugador tenga dificultades para encontrar su bola, nunca poneros a ayudar en la búsqueda antes de ejecutar vuestro golpe. Primera juega, después busca.

Cuando llegues a la zona del green, sitúa la bolsa por el lugar más cercano a la salida hacia en tee siguiente. Si tienes que ir a la zona opuesta del green a jugar tu bola y necesitas una palo que no sea el putt, lleva los 2 palos en la mano. No vayas con uno y después tengas que volver a la bolsa a buscar el putt. Cuando esto ocurra no cruces por el green, bordealo.

En el green no hay porque correr pero tampoco hay que dormirse. El turno de juego es para el jugador que esté más lejos del hoyo pero si la bola de algún jugador no está en green, lo recomendable, es que juegue antes (pero no es obligatorio). Una vez marcadas todas las bolas y si ningún jugador necesita que se le marque el hoyo con la bandera, situar ésta fuera el green o al menos en lugar inalcanzable por ninguna bola. No zapatear la bandera contra el green. Para analizar las caídas del hoyo hacerlo con celeridad y desde una sola posición. El dar vueltas al green se lo vamos a dejar a los de la PGA.

El primer jugador que termine el hoyo, debe coger la bandera y tenerla preparada para colocarla cuando el último jugador emboque. Los resultados apuntarlos en el tee siguiente, mientras preparáis la salida.

No presionéis a la partida que nos antecede tirando bolas que pueden alcanzarles, si alguna vez ocurre de forma accidental, pedir disculpas. Se puede invertir el turno de golpeo si hay algún jugador que, por tener menor pegada, tiene la seguridad de que no va a alcanzar a la partida que va por delante.

Al finalizar la partida, reuniros fuera del campo, y contrastar los resultados, firmar las tarjetas y llevarlas a la oficina del Master Caddy. La ducha y la comida os esperan.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario