CAMPOMAR presentó su candidatura

Publicado en: Últimas noticias 0

 

La séptima prueba de la Ruta do Viño se jugó en un remozado Campomar. El trabajo realizado en este campo ha sido impecable. Han sabido sortear los problemas que tuvo desde su principio y hoy podemos decir que Campomar es un campo muy digno, ofrece todo lo que un jugador quiere para disfrutar y si no lo hace la culpa no la tiene el campo.

Campomar ha dejado de ser la Cenicienta de la Ruta y el albergue de la familia topo. Enhorabuena a todos los responsables de este cambio.

Centrándonos en la competición el equipo local de Campomar se llevó la prueba de una forma apabullante. Los 297 puntos conseguidos, media de 37 puntos, es sin duda record de la Ruta, con decir que su jugador octavo, el que cerraba el grupo que puntuaba, hizo 33 puntos y que los 4 primeros clasificados fueron de su equipo y además el ganador scratch dice a las claras que Campomar resurgió en su campo. Con este resultado Campomar se sitúa en la cuarta posición a 8 puntos del primero. Suma 42 puntos.

 

El Hércules quedó en segunda posición, el equipo de Larín ha mejorado mucho en las últimas jornadas y poco a poco ha ido recortando con los equipos de cabeza y hoy ocupa puesto de pódium totalizando 43 puntos.

 

En tercera posición quedó el equipo de Val de Rois. Le faltó un punto para obtener el segundo puesto pero el haber jugado el primer día les perjudicó sin duda, pero esto forma parte de la competición. En la clasificación general Rois ocupa el sexto puesto con 35 puntos. Difícil para estar arriba al final.

 

El cuarto puesto fue para Ría de Vigo, una clasificación que les hace albergar muchas esperanzas de poder alcanzar a Chan do Fento en la próxima jornada,  que el jugarse en su campo les concede una ventaja que tratarán de concretar. Hoy Ría de Vigo tiene 44 puntos a 6 de Chan do Fento.

 

El líder, Chan do Fento quedó en un discreto quinto puesto que los coloca a tiro de piedra de sus perseguidores. En las pruebas restantes tendrán que apretar los dientes para no ser alcanzados, equipo tienen como lo han ido demostrando en toda la competición. Después de la prueba de Campomar, Chan do Fento lidera la clasificación con 50 puntos.

 

El Rac de Santiago ocupó el sexto puesto, puesto muy discreto para el potencial de los compostelanos. Este año no están ocupando los puestos de cabeza y es extraño. Es cierto que una de las pruebas que falta es la que se jugará en su campo en la jornada final pero la diferencia con los primeros puestos es muy grande y lo tendrán muy difícil para recortar la puntuación. El Rac ocupa la quinta plaza de la general con 36 puntos.

El séptimo clasificado fue Miño al que le faltaron varios jugadores por un mal entendido. Una pena porque el campo de Campomar era propicio para ellos.

 

La Torre ocupo el puesto octavo y Augas Santas el noveno.

 

Claramente estos tres equipos notan negativamente la baja participación que tienen en las pruebas, tratar de competir con 10 jugadores contra 18 es muy difícil y los resultados están ahí.

 

La clasificación individual fue la siguiente: 1º José Antonio Arnoso, 2º Manuel Pita, 3º José Manuel Verdía,  4º José Manuel Pérez, los cuatro de Campomar, 5º José Tarrio de Val de Rois.

 

El premio scracht fue para Fernando Bouza de Campomar con 31 puntos (el mejor clasificado fue José Antonio Arnoso con 34 puntos pero el reglamento de la Ruta impide acumular premios) y el mejor approach correspondió a Paco Santiso del Hércules.

 

Jugaron por debajo de su hándicap José María Chousa y Xosé Domingo.

 

Como ya hemos anticipado la próxima semana jugaremos en Ría de Vigo. El equipo local tendrá la oportunidad de recortar puntos con el líder, Chan do Fento, pero también tendrán la presión de no poder fallar para no decirle adiós al primer puesto, pero eso mismo les ocurrirá a los equipos de Hércules y Campomar y por supuesto a Chan do Fento. Jornada de las decisivas para ir aclarando los puestos finales. El que quede descolgado en esta etapa lo tendrá muy difícil.

 

Reiteramos nuestra enhorabuena al equipo de Campomar, no sólo por ese resultado, sino también por el estado del campo y por su restauración, comer en Campomar es un lujo.

Deja un comentario